Blefaroplastía (Cirugía de Párpados)

El objetivo de la Cirugía de los Párpados es normalizar la anatomía de alrededor de los ojos, para lograr una mirada fresca y natural.
El paciente puede presentar uno, dos o los tres componentes anatómicos siguientes alterados, que pueden ser tratados con la cirugía:
– Exceso de piel de párpados superiores y/o inferiores.
– Engrosamiento o hipertrofia del músculo orbicular de los párpados inferiores.
– Herniación de las bolsas de grasa de los párpados superiores y/o inferiores, que rodean el ojo.
– Las patas de gallo laterales no pueden mejorarse con la Blefaroplastía, pero pueden ser tratadas con aplicación de Botox que debilita los músculos de expresión causantes de las arrugas que están íntimamente fijadas a la piel, o con un levantamiento de temporales o una Ritidectomía.

El exceso de piel o grasa de los párpados superiores suele ser tratado mediante la extirpación de la piel sobrante, con una pequeña incisión escondida justo en el pliegue de los párpados, cuya cicatriz resulta desapercibida.

En determinados casos, para tratar las bolsas grasas de los párpados en pacientes en los que no exista exceso de la piel en el párpado inferior, es posible utilizar la vía transconjuntival.

Cuando el exceso de piel en el párpado inferior es mayor, el Dr. Pierdant suele utilizar la misma vía interna transconjuntival para eliminar el exceso de las bolsas de grasa, pero usando además una pequeña incisión externa que afecta solamente a la fina capa cutánea de la piel del párpado inferior (sin seccionar ni el músculo orbicular ni el septo palpebral), cerca de la implantación de las pestañas, que permite ajustar el exceso de mayores cantidades de piel.

El pegamento utilizado en los párpados inferiores se desprende por sí mismo entre los 4 y 6 días. Las suturas de los párpados superiores suelen ser retiradas entre los 4 y 6 días, después de los cuáles se presenta una sensación agradable. La recuperación es mas rápida y el paciente puede hacer vida normal pasada una semana.

Es muy recomendable, una vez pasados unos 7 días, efectuar ligeros masajes en la zona para facilitar que se acomoden los tejidos.

Las posibles complicaciones que pueden presentarse en la cirugía de los párpados normalmente son pasajeras, pero deben tenerse siempre en cuenta también posibles complicaciones muy raras, como alergia a los anestésicos, hematoma retrobulbar que debe ser tratado inmediatamente y que podría llegar a producir una ceguera, excesiva retracción de la piel que podría dar lugar a un “ojo redondo” o escleral show, excesiva extirpación de bolsas de los párpados que podría acentuar la concavidad de la órbita dando como resultado un “ojo cadavérico”, lesión de la musculatura que podría llegar a alterar la movilidad del globo ocular, disminución de la capacidad de producir lágrimas que podría dar lugar a un “ojo seco”.

La mayoría de las complicaciones que pueden presentarse son evitables si se realiza una buena técnica quirúrgica y se siguen las indicaciones. Pueden ser corregidas en el mismo momento en que empiecen a aparecer.

La Blefaroplastía o Cirugía de los Párpados puede realizarse sola o en combinación con otras intervenciones, como el levantamiento de sienes o la Ritidectomía, para obtener un resultado más armonioso.

Es una intervención que se realiza bajo sedación y anestesia local, prácticamente no hay dolor. En caso necesario una tableta analgésica es suficiente. Además se le indicará utilizar compresas frías para disminuir el edema y evitar inflamación.

Si usted utiliza lentes de contacto, deberá evitarlos por lo menos durante dos semanas. La mayoría de los pacientes retornan a su trabajo y vida social de una semana a diez días. Puede haber hipersensibilidad a la luz solar viento y otros factores irritantes, por lo tanto es aconsejable utilizar lentes de sol y protectores solares durante los primeros días.
Se deberán evitar actividades que produzcan aumentos de la tensión arterial como flexiones, levantamiento de piernas o deportes rigurosos.

El proceso de cicatrización es gradual, por lo tanto, las cicatrices pueden permanecer de coloración rosada durante seis meses o más después de la intervención quirúrgica. A partir de este momento las mismas irán apostando una coloración blanquecina hasta ser prácticamente invisibles.